Press

"Excelente sesión musical de Navidad" - Crítica de nuestro XVII Concierto de Navidad (La Opinión, 8 enero 2017)

IMG-20170108-WA0000.jpg

"El Nocturno de Borodin fue un andante con buen pulso, con emoción, sentimiento de evocación, con el arropamiento gaseosamente luminoso de viola y segundo violín al violonchelo y al primer violín, todos con muy buen rendimiento. (...) Ya con los invitados (Alan Kovacs y Lorenzo Meseguer), en el Sexteto nº1 de Brahms disfrutamos con el despliegue de todos y cada uno de los intérpretes, y con la hermosa, bella y refrescante versión de conjunto de esta música tan rica. Fantasía, color, poesía, emoción serena, ensoñación, empuje luminoso, impulso, energía. Fue el resultado de la unión a un cuarteto de calidad de dos intérpretes de nivel, y con sintonía verdadera. Excelente."

Crítica del concierto Brahms del 23 de noviembre (La Opinión, 1 diciembre 2015)

“En el Quinteto con clarinete de Brahms los intérpretes, tanto los arcos como el clarinetista, perfectamente integrado en ejecución, sonoridad e interpretación, mostraron arrebato, tranquilidad, transparencia, intensidad, densidad, y todas las características de esta música brahmsiana, en excelente hacer, en adecuado ensamblaje, con afinación, empaste y calidad de sonido. Con equilibrio, con coherencia.”

Buena Música de Cámara en familia (La Opinión, 19 de marzo de 2015)

Concierto realizado el 9 de marzo de 2015. Auditorio Víctor Villegas. Murcia.

"Pudimos disfrutar, una vez más, del resultado de las dotes y formación, y del trabajo serio, duro, riguroso, constante de estos excelentes profesionales que nos ofrecieron, de Haydn, un Op.20 nº5 muy bien dimensionado, con la moderación, con su apunte trágico, su pico de densidad y tensión oscura, su peculiaridad métrica, y esa fuga a dos del final, con tantas entradas, y todas en su sitio; y un Op.33 nº1 con su ritmo punteado, su energía equilibrada, la elegancia de los acentos punzantes y la rotundidad final. Y, de Beethoven un Op.74 con sus sombras y alegrías, con su lirismo, su atisbo de violencia, sus arpegios-pizzicatos, y con esas variaciones finales tan bien diferenciadas en sus caracteres, para acabar, después de una cierta tumultuosidad, en ambiente sereno; un Beethoven tocado e interpretado con una concentración sin fisuras, realmente admirable. De propina, un gratamente desarrollado final del Cuarteto en Fa mayor K.168 de Mozart. Con madurez y, como siempre, sonando, y bien, a cuarteto."

Crítica del XV Concierto de Navidad: "Feliz recuperación del Octeto de Mendelssohn" (La Opinión, 3 de enero de 2015)

La Opinión. 3-enero-2015.JPG

"El Octeto de Mendelssohn es música bellísima. Y bellísima resultó la interpretación. Con ocho intérpretes de categoría, músicos hechos, muy completos, de formación y preparación evidentes, y que tocan con una facilidad y madurez manifiestas. Sin problemas con la partitura, con unidad de criterio, frescura y musicalidad. Con el papel del primer violín a cargo de un Felipe Rodríguez técnicamente impecable, perfecto, y muy artista, con concepto claro, en plan gran músico, que marcó el estilo, la manera; y con todos, en comunión, en la línea de pasión, vitalidad, fogosidad y encanto; con momentos de sentido camerístico, y otros, los más, de carácter orquestal, amplios, con cálida expansión sonora, como conviene, en una muestra de romanticismo elegante, con naturalidad, casi espontaneidad, y con una clase fuera de toda discusión. Una versión magnífica, redonda, que podría presentarse con total garantía en cualquier sala de cualquier lugar."

Crítica del XV Concierto de Navidad: "La magia de compartir música" (La Verdad, 2 de enero de 2015)

La magia de compartir música.

"Magnífico Concierto de Navidad el ofrecido por el Cuarteto Saravasti y los músicos invitados Felipe Rodríguez, Antonio García, Joaquín Riquelme y Lorenzo Meseguer.
La pieza estelar del concierto fue el Octeto de Mendelssohn, obra única en la Historia de la Música. Los ocho intérpretes hicieron gala de una soberbia concepción camerística, de una impactante sonoridad y de una delicada musicalidad. Alcanzaron la empatía con el público, entusiasmado con sus respiraciones, miradas, complicidad y gestos de escucha atenta. Los arcos de los intérpretes expresaron con frescura y emotividad el mensaje que el compositor dejó tan bien escrito.
El público asistente agradeció con fervor la generosidad, honestidad y talento de los ocho músicos. Una magnífica velada de música de cámara ofrecida por intérpretes de primer nivel internacional."